La contaminación lumínica en Latinoamérica

En un mundo cada vez más invadido por la  tecnología, las pantallas nos rodean. Aún no han llegado en su real dimensión en las vías a través de paneles LED o pantallas. Sin embargo algunas tecnologías como Celulares, Pc, Tablets y el TV son parte importante del día a día de muchas personas.

En Latinoamérica está comenzando a llegar el uso de las pantallas LED, específicamente para uso publicitario. Cada vez hay más dinamismo en aquellos carteles estáticos dela antigüedad.

El problema real es que su uso de manera desmedida y descontrolada crea un impacto a nuestro alrededor y directamente a nosotros mismos. Esta luz artificial la cual puede ser captada a millones de kilómetros fuera de la tierra, emana de las ciudades y no solo nos impide disfrutar de las estrellas, sino que además afecta a nuestra salud, a las plantas, a los animales nocturnos y a los microorganismos y, sin embargo, no para de avanzar,  cada vez es más luminosa la noche.

Países como Chile, el cual está ubicado en un impactante tercer lugar en sufrir este tipo de contaminación; no existen normativas para su regulación, ni tampoco en el resto de países de Latinoamérica, siendo esta la principal causa de su descontrol.

Sólo existe una norma que rige Chile y que tiene como fin preservar los cielos astronómicos. Sin embargo organizaciones como la Asociación Chilena de Municipalidades aún no han planteado ningún avance en el tema. Claro esta que ello trae consecuenias de la contaminacion luminica.

Causas de la contaminación lumínica

Algunas de las causas podrían ser que estas se establecen sin una supervisión municipal y sin previa organización; su colocación debería estar acompañada de un plan o un diseño dirigido a reducir el impacto en el ambiente que nos rodea, evitando así las nefastas consecuencias.

Otra podría ser; la colocación en vías cercanas a vivienda, esto debería estar totalmente prohibido, ya que se ha comprobado científicamente los dañinos efectos de estas luces, no solo a la biodiversidad sino también a nuestra salud. En las vías generan distracciones en el conductor, lo que podría acarrear en accidentes viales.

Algunas soluciones para combatir la contaminación lumínica

  • Regulación del brillo límite (el equipo lo permite) especificado en lumens, nits o candelas.
  • Demarcar distancias de zonas residenciales.
  • Establecer alturas y tamaños.
  • Elaborar un plan apoyado en un soporte gráfico de lugares en donde se puede utilizar, regulando el tiempo de exposición.
  • Hacer campañas de concientización para evitar los accidentes viales producto de distracciones al conductor, así como también campañas para el uso correcto de las bombillas LED en nuestros hogares y oficinas.

A manera de conclusión se puede decir que para combatir la contaminación lumínica y poner fin al derroche y a los efectos nocivos que tiene sobre la salud humana y la biodiversidad, habría que llevar un control de las emisiones de luz como se hace con las de CO2 y desarrollar políticas de alumbrado que tengan en cuenta cómo utilizar las LED de manera eficiente porque bien usados, los LED podrían ser la solución.