Cómo erradicar los ácaros de la cama

Erradicar los ácaros de la cama, la alfombra, el sofá o cualquier parte de tu unidad doméstica puede llegar a ser un verdadero dolor de cabeza, especialmente cuando no tienes demasiados conocimientos al respecto.

Por eso el día de hoy te traemos la solución, agrupando en este artículo las diversas formas en que puedes erradicar los ácaros, así como los datos necesarios para realizar correctamente un adecuado exterminio.

Aprender a erradicar los ácaros

Sobran las razones por las cuales una persona querría erradicar los ácaros. Se trata de una plaga capaz de provocar múltiples enfermedades y alergias, no sólo en los seres humanos, sino también en los animales. De forma que ante una plaga de ácaros hasta tus mascotas podrían verse perjudicadas.

¿Pero cuál es la mejor forma? Cualquier experto te diría que la prevención es el mejor sistema. Sin embargo no siempre es viable, ya sea porque la plaga es demasiado cuantiosa o porque tu hogar es un ambiente muy propicio para la procreación de ácaros (esto ocurre en sitios donde el clima es húmedo y cálido a la vez).

En dichas situaciones lo mejor es recurrir a métodos más profesionales, salvo ciertas excepciones.

Acaricidas

Sencillo pero eficaz. Es la mejor forma de describir al uso de acaricidas. La principal ventaja del uso de este método es que es el más rápido y eficaz. De hecho, si la plaga es demasiado grave, entonces es más que probable que sea el único método que puedas utilizar, ya sea por ti mismo o contratando a un profesional.

Sin embargo, en el caso de que decidas utilizar tú mismo el acaricida, es importante que tomes en cuenta varios factores.

Por un lado está el hecho de que no todos los acaricidas funcionan con los ácaros en el mismo estado. Existen compuestos que sólo resultan eficaces contra los ácaros dentro de sus etapas larvarias. Si en tu situación es útil un compuesto de esta forma, entonces puede serte más que útil. Pero si no es el caso, lo recomendable es invertir en un compuesto más fuerte, capaz de acabar con los ácaros en cualquier estado de desarrollo.

Así mismo, jamás se debe de olvidar que los acaricidas no son precisamente amigables con el medio ambiente, ni tampoco con los humanos, por lo cual no se recomienda su uso en exceso.